Si quieres lograr alimentarte de manera más sana y ecológica, aquí te dejamos 6 consejos que te serán de gran ayuda. Con pocos esfuerzos puedes lograr una alimentación sana y sotenible.

Compra fruta y verdura de temporada

Los alimentos de cercanía y estacionales permiten consumir alimentos frescos, sanos y más sabrosos. Este tipo de alimentos locales requieren cadenas cortas de distribución, con menor emisión de gases con efecto invernadero. Al ser consumidores kilómetro 0, promovemos la agricultura y la economía local, al mismo tiempo que fomentamos la agrodiversidad y nos aseguramos una dieta variada y llena de sabores y matices. Este modelo de consumo tiene también ventajas económicas, ya que los productos de temporada locales suelen ser más baratos que los de procedencia más lejana, que tienen muchos gastos de transporte. Si no estás seguro de la procedencia de los alimentos que vas a comprar pregúntalo en tu frutería o comercio habitual.

Come poca carne

El actual modelo de ganadería industrial es fuente de muchos problemas ambientales, tales como la contaminación, el consumo excesivo de agua, la pérdida de biodiversidad, la deforestación y el consumo de recursos fósiles. La mayor parte de la carne que comemos proviene de granjas intensivas donde para “producir” 1 kg de carne se necesitan unos 15 kg de cereales y soja y 15.000 litros de agua, y se emiten hasta 68 kg de CO2. Para que te hagas una idea, la mitad de la producción agrícola mundial se utiliza para alimentar animales. Además está el problema de las purinas que contienen los excrementos animales, que no pueden ser absorbidas de forma naturalSi no quieres renunciar a la carne intenta al menos reducir su consumo y comprar carne de mayor calidad procedente de granjas ecológica donde respetan a los animales y al medio ambiente. Puedes empezar intentando sustituir las proteínas animales por proteínas vegetales, como las que nos brindan algunos cereales.

Elige bien el pescado

  • Prefiere los pecados capturados, en vez de los de acuicultura
  • elige especies que no estén en peligro de extinción
  • elige siempre pescado local
  • considera las estaciones de los distintos pescados
Piensa que a nuestra mesa llegan pescados de todo el mundo y los recursos del mar no son ilimitados. Estamos pescando mas rápidamente de lo que los peces son capaces de reproducirse. Es esencial saber que los peces también tienen estacionalidad y que el hecho de conocerla nos da todas las ventajas previamente descritas de consumo local y de temporada, pudiendo comprar un pescado más fresco y sabroso y a mejor precio.

Reduce el desperdicio de alimentos

Como denunciado en diversas ocasiones por múltiples ONGs, un tercio de los alimentos que se producen en el mundo acaban en la basura. Se trata de un problema ético y ambiental, ya que para producir esos alimentos se gastaron inmumerables recursos naturales. Los alimentos han sido producidos, trasportados, almacenados, comprados y vendidos (más de una vez), y tirados a la basura en algún punto de la cadena. Al mismo tiempo que sucede todo esto hay millones de personas en el planeta que pasan hambre.Para no ser partícipe de este desperdicio masivo:

  • Compra solo lo que necesitas de verdad
  • mira las fechas de caducidad
  • aprende a guardar bien los alimentos
  • aprovecha las sobras del día anterior

Compra productos ecológicos

Consumir productir ecológicos tiene muchsa ventajas, que ya conoces si leiste nuestro post “Ventajas de consumir productos ecológicos”. El principal motivo de estos beneficios es que en la agricultura ecológica se prohíbe el uso de insecticidas y herbicidas químicos y se incentiva la economía local. En la ganadería ecológica se respetan los animales, que tienen mas espacio, más luz y mejores condiciones de vida, y no son alimentados con alimentos transgénicos, práctica común en la ganadería convencional. Siempre que puedas elige productos ecológicos certificados.

Elige los productos con menos embalaje

Los embalajes constituyen una gran parte de la basura de la mayoría de los hogares. Intenta comprar siempre productos con el menor embalaje posible. Siempre que puedas compra productos a granel y en tiendas que te dejen traer tu propio envase y bolsa. Intenta no salir de la frutería con 3 bolsas de plástico para 4 piezas de fruta, con una tienes suficiente o mejor usa tu propia bolsa de tela.